Empresa de Proyectos de La Habana

Merecedora del premio Giraldilla a la Calidad de la Gestión Empresarial en el año 2015, el cual se otorga por elevar los niveles de calidad y competitividad de la producción y los servicios, la Empresa de Proyectos de Arquitectura e Ingeniería de La Habana (EPROB), cuenta con una amplia cartera de ofertas y soluciones, que ha enriquecido con el pasar de los años y las demandas del país.

La EPROB, fundada en 1976, es una entidad que acumula más de tres décadas de experiencias y conocimientos, asegurados por profesionales de elevada calificación y avalada por edificaciones sociales e industriales emblemáticas.

Una conversación de Correo de Cuba con el director de la EPROB, el ingeniero Luis Tejera Trujillo, reveló detalles de una entidad encargada de realizar proyectos de arquitectura e ingeniería, servicios técnicos de asesoría y consultoría, y administración de inversiones.

En sus orígenes estuvo dedicada a proyectos industriales sobre la base del desarrollo que se pretendía en ese sector, época de la cual son testigos los diseños de Planta Mecánica de Villa Clara; el Combinado del Vidrio de La Lisa; la Planta de Papel Uruguay, en Jatibonico; la Sala Polivalente de Sancti Spíritus, la Planta de Níquel Las Camariocas y las fábricas de Combinadas Cañeras KTP, en Holguín y de cables, Eleka, de San José de las Lajas y Puerto Carúpano, en Nuevitas, entre otras.

A partir de entonces tuvo una participación muy activa en todo el sector industrial cubano hasta los años 90 cuando, obligada por la depreciación económica del llamado período especial, tuvo que diversificar su mercado y buscar nuevos horizontes.

Comenzamos a incursionar entonces con proyectos para el turismo como la remodelación del hotel Sevilla y la construcción del Meliá Cohíba, y otras instalaciones en Varadero y Cayo Coco, comentó Tejera Trujillo.

Más cercanos en el tiempo están los hoteles Hicacos (Varadero), Sol Trip Cayo islote, y el Occidental Miramar, en la capital cubana; además de la Terminal de Contenedores de La Habana y el Centro de Neurociencias de Cuba.

Al asumir tales retos, la EPROB experimentó dos importantes cambios: el primero, adaptarse al diseño de obras para el turismo por su diferencia con las industriales, y el segundo, asimilar las nuevas tecnologías del diseño asistido por computadoras.

Posteriormente conformó una nueva estructura aplicando técnicas de trabajo en equipo y no grupos de especialidades, donde a partir de un director de proyectos conviven varios especialistas, lo que dio resultados positivos en cuanto a eficiencia de los servicios y reducción de tiempo de realización de los proyectos.

EPROB continuó su desarrollo y logró un sistema de gestión de la calidad certificado por la norma ISO 9001: 2008, desde hace 12 años por la Oficina Nacional de Normalización e internacionalmente, por el Bureau Veritas.

Si de logros se trata, Tejera Trujillo destacó al año 2015 por los avances en la atención al capital humano, por considerarlo el principal recurso de la empresa porque, como afirmó, “somos un colectivo que generamos ideas, vendemos sueños”, de ahí el mejoramiento de las condiciones laborales, la constante capacitación y el ingreso de jóvenes profesionales.

Comentó también que estudios realizados mostraron que del total de clientes atendidos, más del 50% se fidelizan o se vuelven habituales, de los cuales el 70% sale satisfecho con el proyecto entregado y el resto considera que el servicio supera sus expectativas.

Sobre el tema ejemplificó que, de los más de 900 servicios prestados el pasado año, solo dos tuvieron quejas que generaron no conformidades, dato que avala el trabajo de EPROB.

Entre los planes inmediatos, el colectivo de EPROB ha comenzado a asimilar y migrar de la tecnología CAD (Computer-Aided Design: diseños asistidos por computadoras) a la tecnología BIM (Building Information Modeling: modelado de información para la edificación), que no es más que proyectar una obra a partir de programas dinámicos en 3D, una línea muy común a nivel internacional que facilita competir con herramientas informáticas muy modernas.

En ascenso y mucho por hacer EPROB en los últimos años ha duplicado su producción: de 5,8 millones de ingresos en CUP y CUC al cierre del 2012 a 11,8 millones en el 2014 y cerró 2015 con alrededor de 13,5 millones en ambas monedas.

La entidad inició obras como la remodelación de los hoteles Habana Libre y Riviera, concluyendo la restauración del Capri, y asume con entusiasmo la ejecución de los proyectos de los hoteles Palacio Iznaga y Bellavista Ancón, en Trinidad, Sancti Spíritus, además de la ampliación de la fábrica de ron operada por la empresa mixta Havana Club.

Las previsiones incluyen un nuevo hotel en los predios de la Marina Hemingway, el puerto de Yarayó, en Santiago de Cuba, y una planta de componentes electrónicos, proyectos que realizarán con la participación de especialistas chinos.

No menos importante es la administración del programa de construcción de viviendas en la capital del país, con el fin de garantizar no solo la cantidad de inmuebles necesarios, sino también la calidad de su ejecución y terminación, para cubrir las demandas y revertir el deterioro del fondo habitacional.

Tales resultados, reconocimientos y metas se corresponden con la voluntad de un colectivo de 353 trabajadores, con un 86,4% en la categoría de técnicos.

Por eso, cuando alguien se detenga a observar la majestuosidad del Meliá Cohíba, aprecie la elegancia del Capri y la modernidad del Occidental Miramar o visite el Centro de Neurociencias de Cuba, tendrá que pensar primero en los diseñadores de esos proyectos y después en sus constructores, porque en ellos está el empeño de los profesionales de la Empresa de Proyectos de La Habana.

Su eslogan Diseño e Ingenio en equipo, es algo que la distingue.

Comentarios sobre: “Empresa de Proyectos de La Habana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *